0

La consejera de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, ha hecho una defensa férrea del sector agrario y ha puesto sobre la mesa la necesidad de que el campo andaluz haga valer su peso, el 12% del PIB y el 10% del empleo, en Europa, donde se toman decisiones que afectan directamente a los agricultores y ganaderos andaluces. Crespo ha subrayado la “importancia de influir en Bruselas, de hacer un lobby fuerte para que se tengan en cuenta las necesidades del campo en las diferentes directivas que se articulan”.

Carmen Crespo, que ha clausurado las jornadas de Asaja-Sevilla donde el exministro de Trabajo y editor, Manuel Pimentel, ha presentado su libro, ‘La venganza del campo’, ha vuelto a defender la necesidad de la puesta en marcha de “cláusulas espejo en los acuerdos comerciales con terceros países, para que nuestros productores no compitan en desventaja con sus competidores”.

La consejera ha puesto de manifiesto, además, que “Andalucía es clave para garantizar la soberanía alimentaria de la Unión Europea, donde alimentamos a 500 millones de ciudadanos con productos de calidad, saludables y con sabor”.

Durante su intervención, la responsable de Agricultura del Gobierno andaluz se ha referido al Pacto Verde Europeo y ha lamentado que en la Política Agraria Comunitaria (PAC) no se haya tenido en cuenta que el sector es un actor principal en la lucha contra el cambio climático y que la agricultura es gran parte del sumidero de CO2 que demandan las directivas europeas.

Al respecto, Crespo ha agregado que el sector agrario en estos momentos tiene una importante carga de costes de producción y está afectado por la inflación, obstáculos que lastran su competitividad. Por ello la consejera de Agricultura ha asegurado que “o trabajamos ese aspecto o tenemos un problema de futuro con las nuevas generaciones, hombres y mujeres que se quieren incorporar al campo, porque esto no es un jardín, que también, es un sector económico que tiene que ser competitivo para que los jóvenes se quieran incorporar a la actividad agraria”.

Carmen Crespo ha reclamado, además, una bajada impositiva y la doble tarifa eléctrica para los regantes. La consejera ha indicado que “en este momento, la bajada impositiva puede traer a este sector una posibilidad mayor para bajar esos costes y mejorar el acceso a la cesta de la compra por parte de la población”. Ha añadido que no se puede permitir “que dentro de la Ley de Cadena Alimentaria haya un aspecto como la doble tarifa eléctrica, que permita una bajada del 40% de la factura, y no se esté utilizando en esta tierra, por tanto, hay que reivindicar lo que ya está establecido en las leyes y que hay que utilizarlo”.

En esta línea de apoyo a los productores, la consejera de Agricultura ha señalado la necesidad del sector de trasladar a los consumidores la realidad de la agricultura y la ganadería. Ha explicado que “desde hace mucho tiempo nos estamos relacionando con las estructuras comerciales, con las que tenemos un ‘feedback’ natural, pero a veces al consumidor no le llega la información clarificada de lo que somos”.

También se ha referido Carmen Crespo a la sequía y ha subrayado el abandono de que ha sido objeto Andalucía por parte de los gobiernos anteriores y ha puesto en valor el trabajo que está desarrollando el Gobierno andaluz en materia hídrica. Ha señalado que “es importante poner de manifiesto las infraestructuras hidráulicas que, desde hace muchos años y por dejadez, no se han hecho, y que ahora el presidente de la Junta está implantando las posibilidades de inversión hidráulica en nuestra tierra de una forma rápida”.

Al hilo de ello, Carmen Crespo ha subrayado que todas las fuentes hídricas son necesarias y complementarias y ha reclamado que deje de verse este tema desde una perspectiva de ideologías. La consejera ha subrayado que el agua “es un bien social, económico y vital para seguir manteniendo la estructura social y económica, no solo en la agricultura, sino en todas las facetas como la industria y el turismo, aunque la primordial es el agua de boca”. Ha agregado que el Gobierno andaluz apuesta por las presas de regulación, las transferencias y trasvases “y no negamos ninguna fuente hídrica; nos estamos afanando en Andalucía por ser ejemplo en economía circular, en aguas regeneradas, en conducciones, en inversiones hídricas y, por supuesto, en un regadío eficiente”.

Al acto asistieron, entre otros, Ricardo Serra, presidente de Asaja Andalucía y Sevilla; Félix García de Leyaristy Benjumea, director General de Asaja Andalucía, y Eduardo Martín, secretario general de Asaja- Sevilla. Por parte de la Consejería de Agricultura también estuvieron presentes, entre otros, la viceconsejera, Consolación Vera, y Manuel Gómez, secretario general de Agricultura, Ganadería y Alimentación.

Carmen Crespo coloca la primera piedra de la estación de bombeo en la presa del Chanza

Artículo anterior

Huelva saca pecho en la inauguración de FITUR

Artículo siguiente

También te puede interesar

Más de Destacados