0

Huelva acogió la segunda ‘Jornada de Innovación y Salud’, creada para la difusión de avances en el ámbito de la salud, así como para exponer la potencialidad del sector sanitario para generar actividad económica y transformación social.

La jornada fue inaugurada por la delegada territorial de Salud y Consumo, Manuela Caro, que estuvo acompañada por Matilde Valvidia, de la Fundación Cajasol en Huelva y la concejala del Ayuntamiento de Huelva, Pastora Giménez. La responsable de la administración andaluza destacó “los 120 millones que se han invertido en los últimos cuatro años en la provincia, haciendo una inversión pionera endécadas, con el ejemplo del último PET TAC adquirido, más dos aceleradores lineales, y cinco resonancias magnéticas”, al tiempo que valoró jornadas como esta que “ponen en valor la investigación que realizan los centros públicos y lo positivo de que la ciudadanía conozca que, además de lo asistencial, seguimos trabajando para aumentar la esperanza de vida, como se ha conseguido en la última década en Europa”.

Por su parte, el vicepresidente del Colegio Oficial de Médicos de Huelva, Juan Manuel Fernández Gómez, quien moderó el último panel de expertos, resaltó que la medicina es “uno de los sectores en los que la tecnología reciente ha tenido un mayor impacto, tanto en la asistencia como en la investigación, como en nuevas herramientas que nos llevan hacia una medicina del futuro muy tecnificada que no podemos ni imaginar a día de hoy”.

La ponencia de apertura ‘Transformación de la relación asistencial con el paciente’ corrió a cargo del Dr. Manuel Jesús Romero Jiménez, internista en el Hospital Infanta Elena, quien abordó los nuevos modelos de asistencia sanitaria como las teleconsultas. Romero señaló que el Covid-19 fue un punto de inflexión para los sanitarios con las consultas remotas y, pasada la pandemia, “se ha implantado la telemedicina o la medicina a distancia, que promueve y mejora la salud sanitaria”, y citó la incorporación de tecnologías y aplicaciones para la monitorización de los pacientes que trajo “como el de la monitorización en la glucosa de forma continua en pacientes diabéticos, algo que ha supuesto una revolución para personas que sufren estas patologías”.

De igual forma, el facultativo abordó las ventajas de la teleconsulta, “pues aumenta la capacidad resolutiva, disminuye los tiempos de diagnóstico y mejora la accesibilidad de los pacientes”, pero apuntando que la consulta telefónica “no debe olvidar la humanización y el trato al paciente, tener empatía y una comunicación asertiva y compasiva”, porque – en su opinión- ha llegado el momento de “diseñar modelos de teleasistencia seguros, eficaces, de calidad y validados por los pacientes, y aprovechar la tecnología pero sin volcarnos en ella como si fuera un Dios infalible”.

La Dra. Ana José Manovel Sánchez, cardióloga del Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez, abrió el segundo panel de actualidad ‘La Inteligencia Artificial en medicina’, e indicó que ahora se trata de “utilizar las tecnologías en aras de optimizar la calidad de la atención, con una mayor eficiencia en costes, y mejor aprovechamiento del tiempo para los recursos que ofrece el sistema”. En este sentido, destacó que en los últimos años se ha desarrollado una gran diversidad de herramientas “donde cabe desatacar la robótica, el reconocimiento de voz, y la IA (Inteligencia Artificial) “una tecnología ideal como software de detección temprana de enfermedades, para la toma de decisiones más precisa y una atención personalizada”.

Asimismo, se habló de un nuevo modelo de medicina denominada 5P: “Una medicina de precisión, de atención personalizada y predictiva, que se fundamenta en la generación de datos y el análisis de datos masivos de salud que permite conectar a los distintos elementos de un sistema sanitario”. El problema es que los datos de salud no están estructurados, no es fácil analizarlos y explotarlos para la toma de decisiones clínicas. Para lo cual, continuó Manovel, si queremos tener de forma automática esos datos y de forma rápida, precisa y poder procesarlos, “necesitamos el desarrollo de todos los modelos y algoritmos, tecnologías basadas en machine learning y procesamiento del lenguaje natural, que es el que usamos en la práctica clínica diaria, que según estudios recientes nos va a permitir identificar y clasificar las enfermedades, además de establecer modelos predictivos en eventos clínicos, mortalidad y hospitalizaciones”.

Universidades: Instituto de salud Carlos III y Universidad de Huelva

La doctora Manovel presentó un proyecto con financiación del Instituto de Salud Carlos III, basado en la aplicación de técnicas de procesamiento del lenguaje natural y aprendizaje automático para realizar el screening de una enfermedad. Un proyecto colaborativo entre los médicos del HUJRJ e ingenieros informáticos de la ETSI (UHU) con experiencia en ingeniería de datos, cuyo objetivo final es el de detectar y diagnosticar una enfermedad que hasta ahora había sido infradiagnosticada.

Por su parte, Jacinto Mata, profesor del Departamento de Tecnologías de la Información (DTI), responsable del grupo de investigación Ingeniería de la Información y el Conocimiento de la UHU, explicó que en su grupo trabajan en “la aplicación de técnicas de procesamiento del lenguaje natural y aprendizaje automático en la historia clínica digitalizada para screening clínico de amiloidosis cardiaca (AC)”. Mata aseguró que son optimistas con los resultados a pesar de los problemas y esperan “poner los resultados a disposición de la comunidad científica con 11 colecciones de síntomas relacionados con la AC y etiquetado binario”.

En la segunda parte de la jornada, la mesa redonda ‘Repaso de la innovación en la salud en la última década’, incluyó a tres expertos en investigación e innovación: Marta Cuaresma Giráldez, ingeniera de la Salud, María Victoria Alonso Martínez, médica, y Cristóbal Abrio Martín, farmacéutico comunitario, que aportaron ejemplos de sus respectivos campos y sus principales retos.

En el debate se destacó la importancia de la innovación en salud donde la medicina va a ser una disciplina multidisciplinar: “La evolución que queremos dar desde la medicina es muy importante para llegar a un proceso en el que se hable de la medicina de valor, donde muchos actores trabajamos en la investigación y el impulso”, explicó en Alonso en referencia a muchos profesionales jóvenes que no están en medicina en la actualidad pero puede ver un estímulo si poseen inquietudes de investigación”. Así, se podrán integrar en centros sanitarios o universitarios, desde informáticos, a técnicos superiores informáticos, biomédicos, biotecnólogos, ingenieros técnicos, porque todos aportan en la nueva medicina”.

En suma, los asistentes concluyeron que todas estas tecnologías están para conseguir avances, pero también “para mejorar la calidad de vida de las personas, reducir costes y avanzar en la prevención, por lo que innovar será una herramienta fundamental para ser más eficientes y también se ayude a garantizar la sostenibilidad futura de los sistemas sanitarios”.

Dirigida tanto a profesionales sanitarios como a la población general, los seminarios y la mesa redonda – iniciativa organizada por el Grupo Azahara de Comunicaciones por segundo año y que cuenta con la colaboración de la Fundación Cajasol- pudieron seguirse por streaming y en ellas estuvieron representados también, además de los hospitales onubenses, el Hospital Universitario Virgen Macarena, el Colegio de Médicos de Huelva, el Colegio Oficial de Farmacéuticos y la Fundación Andaluza Beturia para la Investigación en Salud.

El PP anima a los onubenses a movilizarse este domingo «por la igualdad entre españoles» en Sevilla

Artículo anterior

El Ayuntamiento de Huelva renueva el convenio con la ‘Asociación Cardiaca Nuevo Camino para el Corazón Onubense’

Artículo siguiente

También te puede interesar

Más de Destacados