0

La Delegación Territorial de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul ha anillado 151 pollos de espátulas comunes (Platalea leucorodia) en el Paraje Natural Marismas del Odiel después de más de dos años sin hacerlo por la delicada situación en la que se encontraba la colonia en la campaña anterior.

La especie, sin embargo, ha mostrado una elevada productividad en 2024 en la Isla de la Liebre, la zona del espacio protegido en la que suele establecerse y reproducirse, por lo que el dispositivo humano especializado en este tipo de acciones ha accedido a la colonia, de difícil acceso, para fijar los anillos a las espátulas. El equipo ha estado formado por técnicos del Paraje Natural, de la Estación Biológica de Doñana, de Agencia de Medio Ambiente y Agua (AMAYA) y del Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA) de Marismas del Odiel. Los trabajos han contado con la supervisión del cuerpo de Agentes de Medio Ambiente.

Se han establecido cinco puntos de anillamiento diferentes. Los especialistas han colocado las anillas, de PVC y de metal, de forma ágil y rápida, a los pollos con edades óptimas. El control global ha consistido, principalmente, en medición, análisis, anillamiento y cuantificación de las espátulas, con el objetivo principal de observar la evolución de la especie en el paraje natural, determinar cómo se comporta y qué hábitos de migraciones sigue.

La espátula común, incluida en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial, es una especie emblemática de Marismas del Odiel. De hecho, la presencia en el espacio de una parte importante de la población de toda Europa fue uno de los motivos por los que fue declarado Paraje Natural en 1984. Desde hace casi 35 años se realizan labores de conservación de la espátula en la zona.

Una fisonomía definitoria

Este ave zancuda, característica de los humedales andaluces, tiene un tamaño medio, con plumaje blanco y pico singular terminado en forma de espátula que le ha valido también el nombre de paleto, cuchareta o palitroque. Los adultos, a partir de tres años, pesan entre 1.500 y 1.800 gramos y alcanzan unos 80 centímetros de alto y 120 de envergadura. Los pollos de espátulas se distinguen bien de los adultos, ya que tienen la punta de las alas negras, las patas rosáceasgris y el pico rosado y no tienen cresta y su plumaje es blanco inmaculado.

Se distribuye de manera discontinua por la mitad occidental de la península ibérica. El núcleo principal está en el suroeste de Andalucía, con las colonias más importantes en el Espacio Natural de Doñana, el Paraje Natural de las Marismas del Odiel y el Parque Natural de la Bahía de Cádiz, junto a otras de menor entidad en el bajo Guadalquivir y el embalse de Bornos. En España crían un promedio de 1.437 parejas anualmente, albergando Andalucía más del 95 por ciento. El período de reproducción se extiende entre enero y julio, aunque excepcionalmente se han podido observar puestas ya en diciembre.

El Ayuntamiento de Punta Umbría ofrece 15 actividades de ocio en El Portil

Artículo anterior

El 26 Circuito Provincial de Voley Playa recorre la costa de Huelva

Artículo siguiente

También te puede interesar

Más de Destacados