0

El Consejo de Gobierno ha aprobado una declaración institucional con motivo del Día de Andalucía, que se celebra el próximo miércoles 28 de febrero, en la que defiende el hermanamiento de los andaluces con el resto de los españoles, “en quienes reconocemos inquietudes y aspiraciones comunes, y con quienes sostenemos esta nación de iguales que garantiza y protege nuestra Constitución”.

El Gobierno andaluz reivindica que “Andalucía somos todos, un proyecto común que crece gracias a la voluntad de quienes tenemos la fortuna de vivir en nuestra tierra y al orgullo de los andaluces y andaluzas que tuvieron que emigrar llevando consigo, como equipaje más íntimo y reconfortante, una Andalucía interior, una Andalucía de valores”.

Texto íntegro de la declaración institucional con motivo del 28 de Febrero, Día de Andalucía: Andalucía es la palabra que resume lo que somos, el material del que estamos hechos. Andalucía es esperanza, alegría y pasión, es esfuerzo, tesón y trabajo; es tierra de mujeres y hombres valientes, que creen en la concordia, como semilla de prosperidad y felicidad. Andalucía es la manera que la sabiduría tiene de pregonar la vida, de buscar la belleza que se ve y la que pasa inadvertida, de encarar con coraje los reveses y de
forjar nuevos sueños. Andalucía somos todos, un proyecto común que crece gracias a la voluntad de quienes tenemos la fortuna de vivir en nuestra tierra y al orgullo de los andaluces y andaluzas que tuvieron que emigrar llevando consigo, como equipaje más íntimo y reconfortante, una Andalucía interior, una Andalucía de valores.

Ser andaluz es mostrar una vocación irrenunciable de libertad, justicia e igualdad, motores de nuestra determinación desde que se enarboló la primera bandera blanca y verde. Por eso cada 28 de febrero celebramos que los más elevados e irrenunciables principios y valores de la Humanidad tienen en Andalucía su espacio natural protegido y que todos juntos, andaluzas y andaluces, siempre sabremos estar a la altura de esa responsabilidad, siendo plenamente conscientes de ello y cambiando, si hace falta, el curso de la historia, como hicimos unidos de forma pacífica y emocionante aquel 28F
en que decidimos que Andalucía nunca volvería a ser menos que nadie.

Los cuarenta y cuatro años que nos separan de aquella fecha histórica de 1980 han fijado nuevos y más amplios horizontes para Andalucía; tenemos anhelos nuevos y nuevas manos que enarbolan las mismas banderas, a cuyos primeros defensores recordamos hoy con admiración, cariño y gratitud. Las generaciones actuales han tomado orgullosas el relevo de quienes, en los tiempos más complejos, sembraron en la conciencia colectiva el fervor por la identidad y la fraternidad de los andaluces. Y han enriquecido ese legado a base de trabajo, de sueños, de esperanzas, de sacrificios, de logros, de fuerza creadora, de capacidad de transformación. El resultado es esta Andalucía fuerte de hoy, despojada de melancolías y de complejos, ansiosa de futuro y
líder en las cosas que más importan, que son las que tienen que ver con la felicidad de las personas y los pueblos. Una Andalucía pionera en conjugar razón y emoción, las claves que nos hacen humanos.

Desde este carácter genuino que nos identifica, los andaluces nos hermanamos con el resto de españoles, en quienes reconocemos inquietudes y aspiraciones comunes, y con quienes sostenemos esta nación de iguales que garantiza y protege nuestra Constitución, atenta a los problemas reales de la sociedad y de sus territorios y ajena a cualquier otro interés que no sea su legítima ambición de prosperidad.

Por eso, en este día grande de los andaluces, miramos fraternal y generosamente a todas las comunidades, ciudades y pueblos de España, deseosos de compartir con ellos el futuro al igual que compartimos el pasado y el presente. A ese objetivo, los andaluces aportamos trabajo, alegría, entusiasmo, talento y nuestra defensa irrenunciable de esos principios y valores que acuñan, cada día, el más valioso tesoro de nuestra civilización: la convivencia que se alcanza por la paz, la justicia, la igualdad y la libertad.

Esta es nuestra inspiración, nuestro compromiso y nuestro orgullo. Así es la Andalucía que se asoma cada día a las calles, la que trabaja sin descanso por su felicidad y su futuro, la que vienen a buscar desde todos los rincones del mundo quienes aman la vida, la que emerge en nuestro arte, nuestra cultura y nuestra forma de ser. Y la que resplandece en nuestra bandera blanca y verde, símbolo del afán por construir, juntos, un mundo mejor.

Feliz 28 de febrero a todos. Feliz Día de Andalucía

Punta Umbría acoge la Segunda Selectiva de la Copa de Andalucía de Podengo Andaluz

Artículo anterior

Sale a la luz las cartas que escribió Elena Fortún a su hijo durante el exilio

Artículo siguiente

También te puede interesar

Más de Destacados