0

La Virgen del Rocío ha amanecido en este miércoles entronizada de nuevo en la peana de su camarín. La Patrona de Almonte y su Niño visten a juego el traje confeccionado en 2015 por el taller de bordados de la Hermandad Matriz; con el manto del traje conocido como “de Pentecostés”, bordado en el taller de Santa Bárbara en 2011.

La Virgen porta el cetro “de las Marías”, y luce un rostrillo característico por sus topacios. El dorado, ligado a la divinidad en el cristianismo, resalta en las ráfagas y la corona. La media luna a sus pies, es plateada con el escudo de la Matriz. El exorno floral está compuesto por rosas preservadas, acompañadas de flores secas. El Pastorcito lleva una corona, regalo de los Reyes Magos de La Palma del Condado, de 1949.

Desde el pasado 1 de mayo la Virgen del Rocío estaba entronizada en sus andas procesionales para celebrar la Romería en su honor, de la que la institución rociera hace un balance positivo, volviendo a reunir a todas las hermandades rocieras en la aldea almonteña por Pentecostés.

Abierta la convocatoria para que empresas onubenses participen en Alhambra Venture 2024

Artículo anterior

‘Historia de un sueño’ documenta la restauración del retablo de la Hermandad de la Vera Cruz

Artículo siguiente

También te puede interesar

Más de Destacados