0
Su puesta en funcionamiento aportará mayor garantía de suministro en
España de este producto, elaborado a partir del alcohol isopropílico y que resulta esencial para la desinfección sanitaria.
Será la primera instalación en España de este tipo capaz de sustituir materias primas de origen fósil por materias sostenibles, reforzando con ello la estrategia Positive Motion de la compañía para impulsar la transición
energética.
La nueva planta tendrá una capacidad de producción de 80.000 toneladas de alcohol isopropílico y supondrá una inversión de 75 millones de euros
Cepsa impulsa y diversifica su negocio químico con el inicio de la construcción, por primera vez en España, de una nueva planta de alcohol isopropílico (IPA), un producto que no sólo se encuentra en los geles hidroalcohólicos, sino también en productos de limpieza tanto para el hogar como la industria.
La nueva fábrica de IPA, con una inversión de 75 millones de euros, estará situada en Palos de la Frontera (Huelva) y será capaz de sustituir el empleo de materias primas de origen fósil en la producción de alcohol isopropílico por materias primas sostenibles, lo que ampliará la plataforma de Cepsa Química de productos más sostenibles, en línea con la estrategia de transición energética Positive Motion de Cepsa.
Para José María Solana, CEO de Cesa Química, el proyecto IPA «es un paso muy importante en nuestra estrategia Next Chemicals in Positive Motion. La instalación va a estar conectada con nuestro Valle Andaluz de Hidrógeno Verde y, por tanto, la actividad estará perfectamente alineada con nuestro compromiso de avanzar en la lucha contra el cambio climático y acelerar la transición ecológica, a la vez que dotamos a España de una mayor autonomía de suministro en este tipo de productos».
Esta nueva planta garantizará a nuestro país el acceso a un suministro constante y de calidad de este producto esencial para, entre otros, los sectores médico y farmacéutico. Además, reducirá nuestra dependencia de los productos desinfectantes basados en el alcohol isopropílico procedentes de terceros países.
El alcohol isopropílico también se emplea como disolvente en la fabricación de pinturas, recubrimientos y tintas de impresión, así como intermedio en la producción de ingredientes clave en la industria farmacéutica, cosmética y agroquímica.
La nueva instalación, cuya finalización está prevista para finales de 2025, tendrá una capacidad de producción de 80.000 toneladas anuales. Se calcula que para la construcción de esta nueva planta serán necesarias alrededor de 400.000 horas de trabajo, entre mano de obra directa e indirecta.
Sinergias con el Valle Andaluz de Hidrógeno Verde.
El negocio químico de Cepsa – y la nueva planta de IPA – se beneficiará de su cercanía al Valle Andaluz del Hidrógeno Verde y a la mayor planta de biocombustibles de segunda generación que Cepsa está construyendo, en el marco de una joint venture con Bio-Oils, junto al Parque Energético La Rábida en Huelva. La ubicación de la nueva instalación junto a la planta química y al Parque Energético La Rábida facilitará un alto grado de integración entre las tres instalaciones y traerá aparejadas fuertes sinergias industriales y económicas.
En este sentido, cabe destacar que el suministro de la acetona necesaria para la producción de IPA se realizará desde la planta química de Cepsa, lo que elevará su valor añadido, mientras que el hidrogeno (materia prima) lo proporcionará el Valle Andaluz del Hidrógeno Verde.
Desde su inicio, la instalación estará preparada para utilizar, tanto energía como materia prima de origen renovable, en línea con los compromisos y el desarrollo de la estrategia Positive Motion de Cepsa. En este sentido, se prevé que, el suministro de la energía necesaria (térmica y eléctrica) para producir IPA, sea de origen renovable.
La construcción de esta nueva planta reforzará la nueva industria química en España y a la vez permitirá a Cepsa diversificar su cartera de productos, situando a la compañía en una posición de liderazgo en el mercado de la Península Ibérica y convirtiéndola en uno de los principales productores y referentes de alcohol isopropílico en la Unión Europea.
En este sentido, la compañía ha sido pionera en el mundo en el desarrollo de LAB y fenol más sostenibles que mantienen las mismas características técnicas que el producto tradicional pero con menor huella de carbono.
Estos productos, denominados NextLab y NextPhenol, conforman este nuevo portfolio (Next), cuya elaboración se basa en materias primas renovables y recicladas y en el uso de energías renovables. Cepsa Química también ha desarrollado y validado un sistema de certificación de esta reducción de huella de carbono que cumple con estándares internacionales en la materia.

Eva Laín: “Estamos ante una época dorada de la minería en Huelva”

Artículo anterior

Llega a Ayamonte la muestra fotográfica ‘Los toros desde el callejón’ de José Luis Arizmendi

Artículo siguiente

También te puede interesar

Más de Destacados