0

La semana pasada, el Banco Europeo de Inversiones y Cepsa firmaron un préstamo de casi 300 millones de euros para financiar la construcción de una planta de biocombustibles de segunda generación, que producirá combustible sostenible de aviación y diésel renovable a partir de residuos orgánicos, como aceites de cocina usados o desechos agrícolas, fomentando así la economía circular.

Los biocombustibles se destinarán a sectores económicos en los que la descarbonización y la electrificación es compleja, como son el transporte aéreo, marítimo e incluso el de carretera. La instalación se realizará junto al Parque Energético La Rábida, en Palos de la Frontera.

Según el alcalde de Palos de la Frontera, se espera que tenga un impacto positivo en la economía local impulsando el crecimiento y la creación de empleo.

Se trata de la tercera operación de financiación a Cepsa en los últimos dos años en la línea de acelerar su estrategia de descarbonización, siendo las anteriores un préstamo de 80 millones de euros para financiar plantas fotovoltaicas en Andalucía y un préstamo de 150 millones de euros para financiar el despliegue la red de puntos de recarga eléctrica de la compañía en España y Portugal.

Cuenta atrás para que comiencen los campamentos de verano de Huelva

Artículo anterior

Diputación presenta la IX Edición de la Noche en Blanco de Cartaya

Artículo siguiente

También te puede interesar

Más de Destacados