0

El Consejo Andaluz de Enfermería en el marco de la celebración del Día Internacional de la Enfermería ha compartido las voces de las profesionales que cada día desempeñan su labor para brindar la mejor atención sanitaria a toda la población. Así, desde todas las provincias han explicado por qué es tan importante conseguir el desarrollo de sus competencias y crear puestos de trabajo para especialistas logrando así evitar la fuga de enfermeros, pues en muchas ocasiones no existe una vinculación entre el puesto de trabajo y la categoría profesional. Esto se debe a que su formación no es reconocida o a la inexistencia de bolsas de trabajo y ofertas de empleo público. Además, han recalcado el poder económico de los cuidados en nuestra sociedad “vitales para el bienestar de todas y todos”.

Emilia Galindo, es enfermera especialista del Trabajo en el Hospital Universitario Torrecárdenas de Almería, una especialidad que, tal y como ha explicado, atiende a la población trabajadora con edades comprendidas desde los 16 hasta los 65 años desarrollando labores de protección y promoción salud en una población amplia y teóricamente sana. “Nuestra principal labor es que no se pierda la salud en el trabajo a causa del mismo, además debido a nuestra proximidad al trabajador identificamos problemas de salud que pueden ser crónicos como la hipertensión, la diabetes y la obesidad, y tenemos la obligación de fomentar la promoción de hábitos saludables en el ámbito laboral para ganar salud en el trabajo”.

Emilia no ha olvidado mencionar que, entre los retos a los que se enfrenta la profesión, está “el envejecimiento progresivo de la población trabajadora y la proliferación de las nuevas tecnologías y nuevas formas de trabajo”.
El centro Ángel Salvatierra del Puerto de Santa María cuenta con la experiencia de un enfermero especialista de Familiar y Comunitaria, Francisco Pérez Cabezas, quien ha compartido una de las cuestiones “más llamativas” a las que se enfrenta la especialidad, ya que, a pesar de “invertir mucho en la formación de grandísimo nivel, sigue sin existir una accesibilidad garantizada a los puestos de trabajo”. “Se están propiciando concursos de traslado donde algunos compañeros, con más de veinte años de servicio en Urgencias, aterrizan en Atención Primaria, cuando hay enfermeras con un nivel muy alto de especialización e investigación y son relegadas a contratos temporales en otros lugares”.

“Necesitamos reivindicar la especialización para tener una atención proactiva, basada en la promoción y prevención de salud, con todos los componentes de calidad que se exigen en la Atención Primaria de Salud”, ha añadido.
En Córdoba, María Teresa Arias, ejerce su profesión como enfermera especialista en Pediatría de la UCI pediátrica del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, además es vocal de la Comisión Plenaria del Colegio de Córdoba, y referente del grupo de trabajo de Especialistas en Pediatría del Colegio. Ha explicado que, junto a sus compañeras, ha organizado un grupo de trabajo para conseguir “visibilizar la especialidad pediátrica y que se active la bolsa de especialidades, que nuestra especialidad sea reconocida en nuestro puesto de trabajo”. “Nuestro mayor reto es mostrarnos ante la sociedad como lo que somos; profesionales especializadas en el área pediátrica, por lo tanto, creo que el primer paso sin duda es la visibilización de nuestra especialización”.

Del mismo modo, ha subrayado que “la especialista pediátrica debe de estar en todo lugar donde haya un recién nacido, un lactante, niño o adolescente al que atender”. Esto incluye no solo las áreas hospitalarias, sino también aquellas áreas extrahospitalarias donde nuestro paciente desarrolla su día a día, que puede ser desde su ámbito escolar hasta su domicilio, con especial atención a los cuidados domiciliarios tan importantes como son los cuidados paliativos. “La especialista pediátrica debería estar presente tanto en la atención clínica directa, como en la promoción de la salud y la rehabilitación”, ha matizado.

Maica Ruiz González, enfermera especialista en Salud Mental y vocal de Salud Mental Colegio Oficial de Enfermería de Granada, ha sugerido “afrontar el futuro con ilusión y fuerza para reivindicar una red de salud mental al 100% especializada en todos los niveles”. Además, ha advertido que “los andaluces merecen un cuidado apropiado de su salud mental, ya sea a modo preventivo o rehabilitador, durante toda su vida y esa compañía perfecta la ofrece la enfermera especialista en salud mental”.

Gonzalo Martín, es enfermero residente de la especialidad de Salud Mental en el Hospital Juan Ramón Jiménez en Huelva y optó por este camino profesional porque considera que “la salud mental cada vez requiere una mayor atención además de suponer un desafío para los enfermeros y enfermeras, ya que tiene graves consecuencias y alta incidencia en la población”. Gonzalo ha destacado el “trabajo humano” que desempeña cada día acompañando a los pacientes, tarea que además favorece el reconocimiento de todas las patologías asociadas a esta rama.

Isabel María Quesada Chica, es matrona en el Hospital Maternal de Jaén y vocal de la especialidad de Obstetricia y Ginecología en el Colegio Oficial de Enfermería de Jaén. También coordina el Grupo de Trabajo de Matronas del Consejo Andaluz de Colegios de Enfermería. Isabel, de forma tajante, ha insistido en que “las matronas necesitamos que la administración ponga a nuestra disposición los recursos necesarios para poder llevar a cabo nuestra profesión, la escasez de matronas impide que nuestras competencias puedan desarrollarse de forma real y efectiva”.

“Necesitamos que nos permitan desarrollar nuestras competencias como merecemos, ya que estamos ampliamente formadas y capacitadas, además debemos dejar de ser dispositivos de apoyo para ser equipos básicos de salud donde la matrona esté dotada en función del número de mujeres a las que atiende”, ha aseverado la coordinadora del grupo de trabajo del órgano colegial.

Escarlata Godino Ríos, enfermera escolar que presta sus servicios en The British School of Málaga, ha tildado de “imprescindible” que cada colegio de Andalucía “tenga su propia enfermera/o escolar presencial, que además esté integrada de forma plena en la comunidad educativa de forma que contribuyamos con el proyecto educativo del centro, especialmente en la educación para la salud”. Con todo ello, ha explicado que “estar disponible y accesible es vital para los niños y niñas. Incluso cuando ellos no piden ayuda, estar presentes y atentos a las señales de problemas de salud mental, maltrato, acoso… y saber identificarlas, trabajando mano a mano con la comunidad educativa”.

Yolanda Sánchez Cañete, es enfermera especialista en Familiar y Comunitaria y Vocal del Colegio de Enfermería de Sevilla, y trabaja cada día en el Centro de salud amante Laffón de Sevilla. Tal y como han defendido sus compañeros y compañeras, ha subrayado que uno de los mayores retos a los que se enfrenta su especialidad en Andalucía es la “inexistencia de una bolsa de trabajo específica para la especialidad, además de convocatorias de plazas en OPE y una retribución acorde con la formación adicional de dos años”.
La regulación de las competencias de la Enfermería Familiar y Comunitaria en Atención Primaria también ha sido planteada por Yolanda, “ya que es el Primer Nivel de Atención Sanitaria, impulsando la promoción de la salud, la prevención de enfermedades y participación comunitaria”.

Vox critica la desidia de las administraciones ante la ocupación ilegal de la Casita Blanca

Artículo anterior

28 países representados y más de 8.000 reuniones de negocio: así será ADM Sevilla 2024

Artículo siguiente

También te puede interesar

Más de Destacados