0

Tiene tan sólo tres años y ya se desliza sobre el circuito como pez en el agua, alcanzado los 80 kilómetros por hora. Es Hugo Alba, un minipiloto de Beas que está dejando al mundo del motociclismo boquiabierto por su corta edad y su destreza sobre las dos ruedas.

La velocidad le ha gustado desde bien pequeño: “Yo veía que el niño corría mucho con el correpasillos… Pero no le di más importancia”, explica Elena, la madre de Hugo. Luego fue con la bici de equilibrio sin pedales, con la que se tiraba sin ningún miedo cuesta abajo con los pies hacia arriba: “Era una pasada verlo”, concede su padre, Antonio.

minipiloto5No se trata de una afición de familia. De hecho, a Elena le aterrorizan las motos y Antonio nunca se ha montado en una.

Pero al ver a su hijo disfrutar tanto sobre las dos ruedas, le regalaron una minimoto de gasolina al cumplir tres años, una Polini de cinco caballos y medio de potencia, la única que hay para iniciarse en el motociclismo y competir.

minipiloto3Con este pequeño pero veloz vehículo, Hugo entrena los lunes y los martes en el circuito profesional MKV Racing de Alcalá del Río (Sevilla), donde llama sumamente la atención su desenvoltura entre todos los niños que allí entrenan.

Su entrenador Maikel se quedó atónito la primera vez que vio a Hugo y tuvo dudas a la hora de admitirlo en la escuela: “Pensé: ¿qué hace un niño tan pequeño aquí?. El más pequeño que hemos tenido tenía 4 años, y él vino con 3 años recién cumplidos”. Además, le sorprendió mucho que tan pequeño «ya asimilara todos los ejercicios que hacemos aquí, incluso cuando ha entrenado en invierno con el frío y aguantaba todo el entreno…”.

minipiloto2Un día normal de entrenamiento Hugo sale del colegio, “comemos corriendo y salimos para Sevilla porque comienza a las cinco”. Una vez en el circuito, lo visten con una equipación que tuvieron que llevar a un experto en cuero para ajustarla, y ya está listo para rodar por el circuito con sus compañeros: “Él ahora mismo vive para las motos y para jugar”, apuntilla su padre.

No obstante, el motociclismo es un deporte de riesgo y la familia es consciente de ello. “Yo intento ir lo menos posible a verlo entrenar, porque cuando lo veo tumbado el estómago me da un vuelco; creo que en cada curva se va a caer, dice Elena. Antonio, que acompaña a Hugo en la mayoría de entrenos, lo ve con otros ojos: “Se cae muy pocas veces. Cuando lo veo, más que miedo, disfruto de él”.

minipiloto6A fin de cuentas, verlo disfrutar tanto, es lo que les da satisfacción y les anima a seguir apoyando la trayectoria deportiva de su pequeño.

Hace unos días, a la familia le daban la noticia de que Hugo podrá empezar la competición de iniciación de Andalucía este año, un campeonato regional donde los niños menores de seis se empiezan a introducir en el mundo de la competición. La primera carrera será en Campillo (Málaga).

minipiloto7Toda esta preparación supone un gran esfuerzo económico: “lo estamos notando en el bolsillo… La escuela, venir dos veces a la semana a Sevilla, la moto, las piezas de la moto, la gasolina…”, comentan los padres de Hugo.

Sin embargo, sus padres están determinados a apoyarlo hasta donde él quiera, sin que suponga el motociclismo una imposición: “Lo que quiero es que disfrute de este mundo, y espero que llegue arriba si le gusta. Aquí estaremos su padre y yo para que lo consiga”, concede Elena.

Y si a lo mejor dentro de unos años quiere cambiar de rumbo o apuntarse a otro deporte, “aguantaremos, pero me daría pena porque con 3 años hay poca gente en España que haga lo que él hace”, zanja su padre. De momento, Hugo solo está preocupado en pasarlo bien sobre las dos ruedas.

Ayamonte celebra el 28F

Artículo anterior

IMPARABLES: Nueva victoria del Ciudad de Huelva Femenino

Artículo siguiente

También te puede interesar

Más de Deportes