0

El Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía (CPPA) ha dirigido a la Mesa del Parlamento de Andalucía una solicitud para que regule las acreditaciones de prensa para acceder al recinto parlamentario. De este modo, el Colegio quiere evitar que las credenciales se concedan de manera arbitraria, sin criterios objetivos, que se faciliten a quienes no ejercen la profesión fomentando el intrusismo en el periodismo e incluso que se pueda incurrir en una desviación de poder.

El Reglamento del Parlamento de Andalucía encomienda a la Mesa la obligación de regular la “concesión de credenciales a los representantes gráficos y literarios de los distintos medios” con un lenguaje que el Colegio considera anticuado incluso para un texto de finales del siglo XX. Por este motivo también se ha propuesto modificar la redacción del Reglamento para ajustarlo a la realidad actual de la profesión periodística.

Este precepto está redactado en términos similares a los del Reglamento del Congreso, y no ha cambiado desde que se aprobó el primer reglamento del Parlamento en la sesión del Pleno celebrada los días 2 y 3 de noviembre de 1982; sin embargo, no refleja la realidad de los medios de comunicación social actuales, en opinión del Colegio de Periodistas. El artículo fue escrito en una época en la que no había internet, medios de comunicación digitales, redes sociales, retransmisiones en streaming, influencers, si había periodistas autónomos era algo residual y en Andalucía no había radiotelevisión pública ni facultades de comunicación. El periodismo no era una profesión; era un oficio.

El CPPA señala que la Organización de Naciones Unidas (ONU), en su declaración 2022 con motivo del Día Internacional de la Libertad de Prensa, reconoce el papel esencial de los y las periodistas como cimiento de la democracia; en el mismo sentido se han pronunciado la UNESCO o la propia Comisión Europea, entendiendo todas estas instituciones la necesidad de proteger, reconocer y reforzar el papel de los medios de comunicación, digitales o no, y quienes ejercen el periodismo, ante el riesgo que supone la manipulación de la información para salvaguardar el derecho a la información de la ciudadanía.

Sin embargo, el Colegio sostiene que la ausencia de una regulación clara de la profesión, unida a la proliferación de canales de difusión globales faltos de transparencia y ajenos a los principios de la ética y la deontología que sí rigen el periodismo, lejos de contribuir a mejorar el acceso a la información fomentan la desinformación, la confusión y la polarización de la sociedad, como se ha puesto de manifiesto en algunos procesos electorales de países de nuestro entorno en los que se ha interferido.

El CPPA indica, en este último sentido, que en la ‘Propuesta de la sociedad civil para la Lucha contra las campañas de desinformación en el ámbito de la seguridad nacional’, elaborada en el marco de los trabajos emprendidos por el Gobierno de España dentro de la Estrategia de Seguridad Nacional 2021 – en la que participaron integrantes del CPPA – se expresaba que “para cumplir con sus responsabilidades de autocontrol ético y garantizar informaciones veraces y plurales en el complejo y nuevo panorama informativo actual digital de convergencia entre prensa, audiovisual e internet es imprescindible la formación y el apoyo de los periodistas como profesionales de la información ante los nuevos retos de la sociedad digital (…) El principio básico de la ética del periodismo es garantizar informaciones veraces y plurales a los ciudadanos para que la sociedad de la información sea sociedad del conocimiento de la realidad. Hay que comenzar garantizando la protección y defensa del periodismo ético en contra de la desinformación partiendo de la defensa del periodismo como profesión, garantizando su preparación profesional en el ámbito universitario. Debe partirse del protagonismo de los periodistas y medios de comunicación como principales emisores de la información pública, que además del cumplimiento de sus obligaciones jurídicas deben cumplir con principios éticos que se garanticen por códigos de buenas prácticas y autorregulación”.

Por ello, el Colegio de Periodistas considera que el acceso regulado a la sede Parlamentaria y su actividad parece un primer paso razonable para contribuir a estos objetivos de garantía de la democracia y el derecho a la información. Por ello, solicita una regulación específica y actualizada que garantice la transparencia y rigurosidad para la solicitud y la concesión de acreditaciones a periodistas en el Parlamento; una actividad que debería estar reglada y que, sin embargo, podría resultar arbitraria.

El CPPA recuerda que, de acuerdo con las leyes de colegios profesionales, dispone de un registro público de personas colegiadas -al que puede acceder cualquier persona interesada- y de un Registro Oficial de Medios Digitales de Andalucía (ROMDA) que está compuesto por los medios nativos digitales que lo solicitan y que han demostrado ante el Colegio el cumplimiento de requisitos normativos profesionales y éticos relativos al ejercicio periodístico.

De acuerdo con lo dispuesto en la Ley 1/2012, de 30 de enero, el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía es la única organización con capacidad legal para representar al colectivo y sus intereses ante las diversas administraciones. Entre sus funciones tiene la defensa del derecho de la ciudadanía a recibir información veraz, de calidad y plural, así como la defensa de los intereses de los profesionales, su representación y la protección del correcto ejercicio de la profesión. Podrán colegiarse licenciados/as, graduados/as en Periodismo, Ciencias de la Información y Comunicación Audiovisual.

San Juan: La obra civil para trasladar el transformador de ‘Plaza Santa María’ finalizará en este mes

Artículo anterior

San Bartolomé de la Torre inaugura la exposición fotográfica ‘Greguerías’

Artículo siguiente

También te puede interesar

Más de Destacados