0

Ante la deriva tomada por la Federación Andaluza de Pádel (FAP) en los últimos años, donde se viene obstaculizando la participación de los estamentos que la integran: clubes, deportistas de élite, selecciones o jugadores amateur; un nutrido grupo de federados con experiencia y amor por este deporte se ha visto en la obligación de unirse y presentar una candidatura a las próximas elecciones de dicha federación, reclamando ‘Una FAP para todos’.

Debido a las “sonadas quejas manifestadas por clubes, entrenadores y jugadores de toda Andalucía, por el mal reparto de fondos, becas, premios y ayudas de todo tipo”, que es el fin para el que están constituidas estas entidades, “vemos que es posible y necesario un cambio y nos ofrecemos a encauzar la situación y dar un relevo a un proyecto agotado tras ocho años donde el pádel ha perdido el protagonismo que podría tener, a causa de esta pobre gestión”, afirma el prestigioso jugador y entrenador titulado Guillermo (Willy) Barrera, quien encabeza de candidatura.

Con el propósito de “recuperar la federación para los miles de practicantes de pádel de Andalucía y conseguir un verdadero apoyo al esfuerzo que hacen los clubes, sus equipos, así como los jugadores y sus familias, damos un paso adelante para conseguir mejorar las condiciones de participación y competición, y que sean un estímulo para colocar a Andalucía al nivel de otras federaciones similares en nº de licencias, como Madrid ”, destaca Miguel Galardi, asesor de la Presidencia de la candidatura, vicepresidente económico de la FAP desde 2016 a 2020 y artífice del ‘milagro’ de encauzar las cuentas y ponerlas en positivo tras encontrarse un déficit de 250.000 €.

A esto se suma, como destacan desde ‘Una FAP para todos’, “el control férreo que hacen de los medios de la federación, para ponerlos en beneficio exclusivo y propio”. Como muestra de ello, la reciente convocatoria de Elecciones anticipadas, que tendría que celebrarse en dos meses, se ha hecho sin cerrar los censos de clubes y federados de la forma habitual, tratando de obstaculizar la participación del 75% de los clubes censados y de la familia del pádel autonómico”, asegura Galardi, quien está acompañado de federados de prestigio dentro y fuera del mundo del pádel “capaces de poner cordura y activar un proyecto de gestión que sitúe al pádel andaluz donde merece por los fondos que puede generar, por el número de practicantes, y la capacidad de sus deportistas”.

Galardi, al que avala una amplia trayectoria en el mundo de la gestión y la empresa, aboga por un proyecto dinamizador que “relegue la miseria que padecen jugadores, clubes y selecciones andaluzas cuando realizan desplazamientos y apenas reciben ayudas, pudiendo contar con recursos que la federación posee y que se están escatimando a los federados y federadas”.

UNA POLÍTICA AUSTERA QUE ASFIXIA EL CRECIMIENTO DEL PÁDEL

La Federación Andaluza de Pádel, que podría ser la primera de España por población e instalaciones, está en tercer lugar tras Cataluña y Madrid, esta última con 10.606 Federados a 31 de diciembre frente a los 9.281 de Andalucía, que reparte dos veces menos premios de lo que entregan federaciones como la de Madrid : “En relación con las ayudas a clubes que juegan a nivel nacional la andaluza abonará en 2024 apenas 175 € para competiciones de 5 parejas, mientras que en la madrileña la ayuda mínima es de 500 €, y si se queda campeón de 1ª se perciben 2.000 €, algo que ni siquiera se contempla en la FAP”, argumenta el asesor económico de un equipo en el que también están los entrenadores Foncho Caballero, María del Mar Espinar, así como Rafael Jiménez, jugadores reconocidos como Francisco Arteaga, o el árbitro Juan José Córdoba.

Esta política de “austeridad extrema está asfixiando a los jugadores y desincentiva a algunos de los colectivos que más vitalidad le aportan” tales como el de menores, que necesitan muchas ayudas para competir en igualdad de condiciones que otras regiones, las mujeres o los veteranos, con lo que -en opinión de esta candidatura de cambio- “se está perdiendo dinero al no invertirlo en el propio deporte, ni propiciar su crecimiento ni aspirar a conseguirlo”.

Lo mismo ocurre con las becas, que en Andalucía el último año ascendieron a 57.000 €, un tercio menos de lo que reparte la Comunidad de Madrid (160.000 €) y casi cinco veces menor a las repartidas para los niños, niñas y jóvenes de Cataluña (240.000 €). “Estas federaciones son líderes a nivel nacional y su política de gestión y relaciones es diametralmente opuesta a la de los actuales dirigentes del pádel andaluz, con los que tampoco hay colaboración”, subraya Galardi.

Prueba de esta caída del pádel es que “los clubes han dejado de organizar competiciones que activen la participación de los colectivos y transmitan valores de un deporte federado, pues no les resulta rentable abrir sus instalaciones sin compensaciones”. Además, en ayudas a los desplazamientos de los clubes para participar en torneos, la FAP ha destinado para 2024 “unos tristes 12.500 €, una forma muy cicatera de actuar que no tiene sentido cuando las cuentas de la federación disponen en la actualidad de más de 900.000 euros” explica el portavoz de la candidatura.

Por estos motivos, y algunos más que se irán desvelando, la candidatura ha dirigido una carta al colectivo andaluz para hacerle conocedor de estas circunstancias y recabar su apoyo para las próximas elecciones, a fin de que comprendan que “tienen en ‘Una FAP para todos’ una alternativa real que fomente el pádel y esté siempre abierta a todos sus integrantes con la verdadera vocación de servicio público que debe tener una federación deportiva autonómica”.

La Leyenda de Tartessos finaliza con éxito una sostenible tercera edición 2024

Artículo anterior

Alrededor de 40 cooperativas hortofrutícolas andaluzas participan en Fruit Logistica 2024

Artículo siguiente

También te puede interesar

Más de Deportes